Biografía de Alfredo Escudero


ALFREDO ESCUDERO Y LEONIDAS MORENO
ALFREDO ESCUDERO Y LEONIDAS MORENO

Bajo el signo de los sentimientos y de la imaginación, Cáncer, nace un 24 de junio de 1946, Alfredo de Jesús Cedeño González, conocido en el mundo artístico de las manifestaciones típicas como Alfredo Escudero.


Este acontecimiento ocurrió en el pueblo de San José, donde llenó de júbilo y alegría el hogar formado por don Gilberto Cedeño y doña Celia González. Por razones familiares se crió en Quebrada Grande de Bajo Corral, donde hizo sus estudios de educación primaria. Esta época marcó el amor de Alfredo Escudero por la campiña en todas sus manifestaciones, pues allí que con sus cinco hermanos saboreó la brisa fresca, al agua de manantiales y pozos artesianos, los trinos de las aves y, sobre todo, el canto alegre y soñador de las mujeres del pueblo cuando hacían los alegres tamboritos.

Desde muy niño mostró su inclinación hacia la música, pues ya a los cinco años le sacaba bellas piezas musicales a una armónica y repicaba y pujaba, con no menos habilidad, el tambor. Igualmente aprendió a tocar el violín, pero entre los diez y once años comenzó en él la fiebre del acordeón, instrumento que aprendió a tocar con maestría y que se ha convertido en el compañero permanente de sus penas y alegrías. Ya en 1965 formaba parte del Conjunto Folklórico Aires Tableños, dirigido por el profesor Bolívar De Gracia, y ese año ganó el Concurso Gelo Córdoba, evento competitivo de mayor prestigio para acordeonistas. En febrero de 1966 forma su primer conjunto, por el cual desfilaron cantantes de gran renombre nacional, entre ellas: Lucy Jaén, Claudina Barahona, Dorita Peña y posteriormente Leonidas Moreno, quien además de ser su cantante oficial también es su esposa.

Denominó inicialmente su conjunto con el nombre de “Cinco Estrellas”, con el que realizó sus primeras grabaciones comerciales, las cuales fueron un éxito por aquel año 1968 que lo vio encumbrarse en el Festival de la Mejorana en Guararé. Bajo el Cielo de San José, Playa Brisa y Mar y La Golondrina fueron sus primeroS éxitos en el acetato eléctrico. Su carrera meteórica pronto lo habría de llevar a los mejores centros de bailes del país, entre éstos el Jardín Oprgullo de Azuero, donde se convirtió en uno de los baluartes de la empresa ORCA. Alfredo Escudero fue por muchos años el músico oficial de la Tuna de Calle Arriba de Las Tablas. En esta internacional festividad carnestolenda tableña, Fello vio coronado con el éxito sus anhelos, y desde entonces ha ratificado su alta calidad artística en ferias como la de La Chorrera, La Candelaria y San José en Chiriquí, fiestas patronales de Santa Librada de Las Tablas, de la Mejorana en Guararé, Festivales Nacionales del Acordeón y en innumerables eventos más.

En su extensa y brillante carrera profesional Alfredo Escudero ha logrado grabar centenares de discos sencillos (acetato), discos de larga duración y doce CDs. De igual manera es autor de más de cien composiciones de diferentes ritmos típicos: cumbia, danzón cumbia, cumbia cerrada, atravesados y cumbia zapateada, de los cuales aproximadamente el 50% no han sido grabadas. entre las cuales tenemos las siguientes: No sé por qué sufro tanto, Mi morena si baila la cumbia, La cumbia de mi tierra, Canto a La Chorrera, La Montañerita, Alegría de Carnaval y muchas más, especialmente en honor a Santa Librada, Patrona de Las Tablas y a Santa Rosa de Llano de Piedra, en Macaracas.

Ha sido galardonado siete veces como el mejor acordeonista del año, igualmente ha ganado el Búho de Oro. Es conocido con diversos apodos que sintetizan la grandeza de su calidad artística y musical, entre ellos: “El Arquitecto de su Propia Fama”, “El Representante de la Cumbia”, “El Montañero Mayor”, pero especialmente como: “El Amo, dueño y Señor de la Cumbia”. Con treinta y ocho años de vida artística, Alfredo Escudero sigue en los primero lugares de preferencia del público amante de la música vernacular, de la cumbia con sabor a tierra nuestra, adornada por la inigualable saloma de Leonidas Moreno, pues su música y su estilo se identifican con el sentir de nuestros pueblos. Felizmente casado con Leonidas Moreno, tienen tres hijos y cuatro nietos, que significan la coronación de una historia feliz, donde la música de Fello y la voz de Leoni contrajeron nupcias para deleite y felicidad de los panameños que amamos nuestras costumbres y tradiciones.

Ahora vamos a conocer un poco más sobre la dama que ha hecho mancuerna con Alfredo Escudero. Se trata de Leonidas Moreno Vega, quien vino al mundo el 29 de noviembre de 1949, protegida por el signo del fuego y la turquesa, Sagitario, en el pueblo de Llano Abajo de Guararé, donde la naturaleza entera guardó silencio para deleitarse con su primera saloma. Hija de don Clemente Moreno y Sara María Vega, realizó sus estudios primarios en su pueblo natal y compartió las alegrías y los sueños de la niñez con otros cuatro hermanos; pues en cuanto entró a la adolescencia, desde los catorce años, comenzó a cantar profesionalmente, primero con Roberto “Fito” Espino y después con Teresín Jaén.

Leonidas Moreno se inicia en el Conjunto Cinco Estrellas de Alfredo Escudero el tres de diciembre de 1967, en un festival bailable escenificado en El Ejido de Los Santos, y desde entonces se ha mantenido al lado de quien posteriormente se convirtiera en su esposo, pues se casaron el 8 de marzo de 1968. Esta excelente cantante ha sido objeto de significativos homenajes por su trayectoria y logros en el campo de la música típica panameña, entre los cuales cabe destacar el de la Asociación de Santeños de San Miguelito, el de la comunidad de Llano Abajo y dos promovidos por el Patronato de la Feria de Azuero, donde se han destacado sus virtudes artísticas en el canto y la saloma de la música típica vernacular.

Leonidas Moreno es considerada, desde hace muchos años, como la mejor cantante de la música típica nacional, tanto por su fraseo y dicción al cantar, pero especialmente por un atributo que Dios le concedió: La saloma, pues posee la mejor saloma en la música típica panameña. Sin lugar a dudas el artista nace artista, y Leonidas Moreno deja sentir su presencia desde que llega a las tarimas, la elegancia con que siempre se presenta, y para remate la prodigiosa voz que tiene, o sea, talento y dedicación. Es por ello que tiene un dominio total del escenario y disfruta lo que hace: cantar. Gracias a estas cualidades, como también a la tenacidad y perseverancia para triunfar, ha formado junto a Alfredo Escudero una mancuerna de logros y éxitos, que hoy día les permite disfrutar junto a su tres hijos y cuatro nietos, momentos repletos de felicidad y la dicha de haber alcanzado la cúspide de la fama por medio del canto, la música y la saloma que nos legaron nuestros antepasados.

La producción musical de Alfredo Escudero con el canto y saloma de Leonidas Moreno es reconocida a nivel nacional como la: Salsa Montañera. Sin duda alguna, la música de Fello, Leonidas y Los Montañeros es una expresión muy panameña, interpretada por un gran artista de quilates, cuyas melodías tienen dimensión y contenido. Y ello es así, porque de las honduras, de las sabanas, valles, montes y ciudades ha atraído, por cuatro décadas, muchedumbres con su acordeón mágico, acordeón que transporta las querencias del alma campesina, con la guía de él como máximo exponente, porque es el “Amo, Dueño y Señor de la Cumbia”.

Profesor Luis A. Herrera M.

Musica.com - Letras, vídeos, wallpapers, foros, biografías...