Javier Corcobado

LETRA

Musgo enla mujer hecha de barcos
navegando lento por su pecho y su piel;
cuerpo de murmullo de un náufrago azul,
caramelo amargo de estío de mar,
rosario marchito de caricias en su puerto de amor,
Diamanda.

Nunca salió el sol para Diamanda;
de sus ojos jamás nació una gota de alma,
y su pena es gris historia de ginebra y daño;
labios de zarzamora
que dejan heridas en las huellas frías del besar.
Ay, linda Diamanda.

Pero hoy en el abrir de esta mañana,
por fin ha salido el rey,
el sol erguido,
que sin silla de ruedas
despertó a Diamanda,
y, desde su alegría estrangulada,
han brotado de sus ojos sendas lágrimas
que con el tacto del sol
han formado
un arco iris de lágrimas.