Javi DeHaro

Lágrimas marchitas

Javi DeHaro

LETRA

alineación izquierdaalineación centrofuente mayorfuente menor

Dicen que en la vida, como todo, sanan las heridas,
pero ¿cómo cierro esta cicatriz tan definida?
Necesito sólo un momento a solas con Dios,
que pare estos golpes, no los reciba mi corazón.

Y puede que mañana no despierte en mi cama,
sino en un edén de ensueño, dejando desamparadas
a dos almas tan pequeñas, almas tan atormentadas
por la tiranía de un hombre que empezó esta encrucijada.

Puede que mañana sea otra cifra más.
Puede que nos lamentemos viendo otra noticia más.
Pero nadie me ayudó, nadie pudo plantarle cara
a ese asesino que por puño lleva una espada.

No quiero seguir siendo una muñeca, yo quiero huir.
Ya no quiero esta vida aunque yo la elegí.
No sabía que este amor se pudriría tanto y tanto,
no sabía que este amor a mi me dolería tanto.

Escribo con miedo esta carta, quizás despedida.
Escribo desde el corazón y que Dios les bendiga.
Antes de que ese hombre terminé esta locura,
que mis hijos estén bien y no vivan esta tortura.

Ya nada puede hacer, todo terminó,
yo le entregué mi ser, todo se acabó.
En un segundo mi vida moría
por esas manos asesinas a las que yo quería...

Puede ser que la vida no te regale
el segundo de alivio que a tu corazón renace,
que imparte serenidad, calma y aliento...
Que sale a luchar, que se enfrenta contra el viento.

Ven, ámame,
como hiciste la primera vez que te vi.
Yo solo quiero repartir un poco de felicidad.
Quiero volver a ser feliz y a reír...

En su desgracia, la vida cambia, te castiga.
Ni p*** gracia, la golpeas y la anulas.
Esa unión fue un regalo.
Que su vida vale más que ninguna y no es en vano.

Esa herida del corazón difícilmente curas
y juras que nunca más volverás a golpearla,
viendo su bello cuerpo empapado en lágrimas
que ahora sangran...

- Estribillo -

No hay pena, no hay agonía, tan sólo grita.
Mañana nuevos titulares entre lágrimas marchitas.
No puedo entender esta tortura.
Herir a una persona que amas es una locura.

Se supone que la ley actúa, y no.
Es claro que la situación empuja al dolor
del que se mantiene a su alrededor
aguantando y tragando al cabrón que la está maltratando.

Y es verdad que aunque sea el colmo
ella lo ame, pues su ilusión era que la muerte los separe.
Y ya no hay vida, no hay consuelo, no hay acoso.
No hay nada que hacer la hemos perdido del todo.

Suelta la mano del que abusa del amor,
ya sueña sin dolor, sin temor a llorar, más
escapa de la vida que te dieron, puedes elegir,
puedes empezar a reír...

- Estribillo -

fuente: musica.com disquito - musica.com

Compartir la letra 'Lágrimas marchitas'

ir a arriba