Disquito de musica.com

LETRA 'DÆMONICUS'

El tiempo sana las heridas,
que en el pasado, derramaron tu querer.
Bastó un segundo de recuerdos.
La cicatriz volvió a ceder.

Vacía sombra de tu encanto.
Beso maldito que apuñala el corazón.
Tu espalda frágil, vulnerable.
Que Dios perdone mi traición.

¡Ay! Mis manos se han manchado. Dulce horror.
¡Ay! Y el frío de tus manos, me cobija el alma.
¡Ay! Tijeras con las huellas del dolor.
Y una sonrisa se esbozó.

Marcando con sangre la soledad.
Estigma del asco que engendra la perversión.
Por condena de la obsesión,
me queda enterrar tus besos.

Nostalgia de amor en mi soledad.
Y el filo de un arma, juzgando la decisión.
Evidencias para ocultar.
Que triste verdad.

Volvió el demonio de tus juegos,
atormentando mi delirio, falso amor.
En el silencio de mi confesión,
asumo ser un pecador.

Violar el quinto mandamiento.
Abrir la puerta del averno por pasión.
Matar al cómplice escondido
y acribillar su corazón.

¡Ay! Mis manos se han manchado. Dulce horror.
¡Ay! Y el frío de tus manos, me cobija el alma.
¡Ay! Tijeras con las huellas del dolor.
Y una sonrisa se escapó.

Marcando con sangre la soledad.
Estigma del asco que engendra la perversión.
Por condena de la obsesión,
me queda enterrar tus besos.

Nostalgia de amor en mi soledad.
Y el filo de un arma, juzgando la decisión.
Evidencias para ocultar.
Que oscura verdad.

Deja ya complacerte, amor.
Que en silencio, vas a descansar junto a mi cien años.

Deja ya complacerme, amor.
Que en silencio, voy a descansar junto a ti mil años.

Marcando con sangre la soledad.
Estigma del asco que engendra la perversión.
Por condena de la obsesión,
me queda enterrar tus besos.

Nostalgia de amor en mi soledad.
Y el filo de un arma, juzgando la decisión.
Evidencias para ocultar.
Que cruda verdad.

Marcando con sangre la soledad.
Estigma del asco que engendra la perversión;
la degradación; la depravación
de tu cuerpo marchito.

Nostalgia de amor en mi soledad.
Y el filo de un arma, juzgando la decisión.
Evidencias para ocultar.
Que hermosa verdad.

Deja ya complacerte, amor.
Que en silencio, vas a descansar junto a mi cien años.

Deja ya complacerme, amor.
Que en silencio, voy a descansar junto a ti mil años.