DOS MÁS UNO IGUAL TRES letra MANTOI

Dos Más Uno Igual Tres Letra y Canción

Mantoi

Añadir a Favoritas

Guardar en Playlist

DOS MÁS UNO IGUAL TRES es una canción de Mantoi.

LETRA

'Dos Más Uno Igual Tres'

Dos más uno igual tres

Hay amores cortos y hay amores largos le dijo ella
Y concluyó sin misericordia “este fue corto”
Does anyone ever get this right?
-
Uno
Si escuchas más despacio y el silencio que hay detrás es el principio
Calle soy el mismo, calle no te escondas, calle son mis suelas
Calle las que antes gastaba no tan blancas pero al fin e regresado
Calle no me ignores, calle mi pretexto, calle y mi cigarro
Calle soy el que fumaba no tan joven pero al fin te reconozco
Vestida color gris calle con vereda y postes de calle jugando a ser ciudad
Calle que muestra sus piernas suaves como la calle y luego besa mi boca
Sus rojos labios de calle curva de mujer, calle en contra del sentido cuerpo sin salida
Calle que se cruza con otra calle ahí nace la esquina que en realidad no es ninguna de las dos calles.

Calle no te rías, calle esto es en serio, calle que dobla a la izquierda y después se convierte
en túnel para reencarnar en avenida y la calle que salta el río tiene trabajo de puente se ve
que aun no has perdido tu cemento del humor, pero dime que paso con ese novio tan calle
que te barría las hojas del otoño los martes. Parece que ahora es el hijo del dueño en su
propia empresa, y lo siento calle el camión de la basura no pasa con suficiente frecuencia el
alcalde se olvida de las promesas escombros y la cancha de fútbol queda sin iluminar
sombras a lo lejos. Jerga de periferia y bancas para no sentarse, entonces la calle termina en
pasaje peatonal y te advierto calle que soy pésimo con los puños a veces manejo en reversa
mejor volvamos atrás.

Calle no te rías, calle esto es en cerio, calle que dobla hacia el norte y empieza a ser
carretera porque ya no tiene limite de velocidad y las calles en su vida son serpientes tu
también, pero huelen mas barato que la lealtad si existe. Quizás fue mi nariz la que se
enamoro primero del perfume intermitente que delante no aviso. Calle estuvimos cerca nos
salvamos por los ojos y lo siento calle si vuelvo a la misma calle de nuevo, calle no te
escondas, calle son mis suelas, calle las que antes gastaba no tan blanca pero al fin e
comprendido. Calle no me ignores, calle mi pretexto, calle y mis cigarro, calle soy el que
fumaba no tan joven pero al fin el que te escribe jugando a ser ciudad parque de mujer
versos contraer sentido, calle sin salida.
-
Dos
Amaneceres estridentes de lluvia y música sublime zapatos empapados de bendita
resignación. Mira por la venta el esqueleto naranjo pasea con su paraguas abajo en la calle
hueso una gota cae del cielo y los truenos del corazón relámpago laten con prisa. Si
escuchas más despacio y el silencio que hay detrás te suena de antes mezcla rosas con
espinas ponle hielo bébelas, hay que aprender otras mil cosas por ejemplo: cuanto tarde en
caer al río este pedazo de papel si es que lo lanzo desde el puente en Bellavista.
Hay que dejar otros seis vicios por ejemplo: el de pasar horas mirando la ventana sin
quebrarla con los ojos de buscarte. Hay que borrar algunos rastros por la playa nunca sabes
quien te observa en todo caso ¿Quien me quita los intentos mas fallidos? ¿Quien me lleva a
mí de vuelta a lo que soy? Ni yo mismo lo recuerdo en este instante, ni las reglas que no
sigo, ni las que a veces si rompen el ritmo que me regalo el poema. Hay que olvidarse de
las cartas que no llegan recordar solo las partes en que escribes: el azúcar sigue siendo lo
más sano. Hay que escaparse de los autos con sirena, estacionar solo en lugares permitidos
y mirar de ves en cuando en el espejo. Si escuchas más despacio y el silencio que hay
detrás aun te incomoda cuando hables de dolor tendré oídos, por el momento estoy bien así
“Un poco más mal que siempre bastante mejor que nunca”, ni los celos significan
demasiado ni me sirve que me expliques con dibujos lo que dijo el verso anoche en tres
palabras. Si escuchas más despacio y el silencio que hay detrás esta vacío.
-
Tres
Ahora vuelve el invierno y borra lo que sobraba, nos deja al menos las hojas que el viento
no quiso soplar. Hay que salir a dar paseos sin retorno tan seguido como el animo permita y
mantener las relacionas estrechadas. Hay que prestar otros doscientos pa llamar a
familiares. Ni los críticos sin libro, ni los músicos sin disco me despiertan cuando duermo
aunque el maestro del vecino obvio que si. Hay que achuntarle a otro martillo con los
dedos terminar lo antes posible de clavar las tablas en el techo antes que llueva. Hay que
confiar en los amigos oportunos regalar el beneficio del resumen por respeto al que
madruga y más temprano hay que evitar algunos detalles oscuros, conservar cierta distancia
entre los versos por respeto al muerto que vendrá después. Dejarle la tumba limpia sin los
dientes ahí tirados. Ni los doctores eternos me convencen de que trague pastillas al por
mayor, ni las clínicas estafas sanan esta herida justa que escondo con cierto orgullo.

El alma del hombre esta sucia como pasa en el amor. Si preguntas al que sabe no te va
enseñar su truco y si lo aprendes por tu cuenta el egoísta has de ser tú, malas noticias. Si
escuchas más despacio y el silencio que hay detrás aun se repite. Cuando entiendas que doy
todo lo que tengo seré rico y cuando no tenga mas nada que dar pobre otra vez. Si supiera
que me vasta con mirarte así los ojos de alegría. Hay que esperar pocos de tiempo repentino
administrar nuestra ilusión equitativa pa que dure una semana por lo menos y ahorrar tardes
en calma aun así hay que inventar a la mujer que vi en la calle preguntar casa por casa
aunque no sepan que al final se trata de ella sabes que, si escuchas mas despacio y el
silencio que hay atrás te oculta algo.
-
Cuatro
Ni decir una palabra ni avanzar un paso más yo me siento aquí hasta el próximo año, ni
excavar en el pasado ni pedirle al presente que de frutos pa vender yo me olvido de la hora
son las doce. Si digieras por ejemplo lo que piensas sin la ropa quizás haría falta escucharlo
por el momento estoy bien así “Un poco más mal que siempre bastante mejor que nunca”.
Hay que anotar en la bitácora nevando, atornillar por dentro firme las bisagras y cerrar el
corazón con su pestillo. Hay que avisar a los camiones que la ruta transitable es resbalosa
así aseguran las cadenas y el remolque. Hay que hervir el tercio de agua que nos queda y
preparar sobres de sopa hospitalarios. Hay que esperar que pase el señor patrulla pa fumar
luego de irse a esconder entre los bosques, hay que sentir cada palabra y proyectar desde el
estomago. Hay que para sobrevivir, hay que gritarles garabatos al destino y si responde hay
que para sobrevivir hay que enfrentarse a los sectores mas dañados de uno mismo y si
preguntas hay que aceptar el trabajo en la librería despertar como a las siete sin resaca y
advertir nuestros errores simultáneos para sobrevivir. Hay que llorar cada cuarenta y ocho
meses, reírse de las páginas sin pena y caminar la misma cuadra irremediable. Si escuchas
más despacio y el silencio que hay detrás se vuelve claro.
-
Cinco
Hay que tapar un par de hoyos en la reja, descubrir por donde se escapan los perros y
amarrar pedazos de lata con pita. Hay que fingir que nos importan encerrados y dejarles sin
querer una salida. Hay que para sobrevivir, hay que almorzar ojalá antes que amanezca y
practicar esos acuerdos pertinentes en sentido horizontal y si preguntas hay que afianzar la
comunicación directa con tus miedos más profundos, sumergirse en los minutos
prolongados con un reloj que soporte cien atmósferas de duda. Si escuchas más despacio y
el silencio que hay atrás arde sin furia, mezcla rosas con espinas ponle hielo bébelas huele a
te de paltas verdes hace tiempo, sabe a piel recién tatuada por favor. Que libro ni quiocho
cuarto me voy a regar las piedras dicen que el dinero no paga el fracaso de la experiencia.

El trabajo tampoco funciona si se me rompe un motivo imagínese a la hora que llego si el
paradero es plutón y perdóneme la modestia pero a mi no me quita el sueño que pavimenten
mi sueldo para llevarme más lejos. Amaneceres estridentes de lluvia y música sublime es
todo lo que pido bendita resignación. Mirar por la venta y que el esqueleto naranjo pasee
con su paraguas abajo en la calle hueso una gota caiga del cielo y los truenos del corazón
relámpago pierdan su prisa. Ahora vuelve el invierno y borra lo que sobraba nos deja al
menos las hojas que el viento no quiso soplar y así quedo la escalera cesante de mi tropiezo
y así brillo la cascada antes de asistir al mar. Si escuchas mas despacio y el silencio que hay
detrás desaparece muéstrame tu cuello y clava un beso sin sangre quítame las manos
después de tocar tus pies pero despídete despacio “Adiós luna azul nubes del siglo pasado
lloran tu partida en el jardín del agua”.
-
Seis
Y ahora que se acabo hay que para sobrevivir, hay juntar pequeñas sumas en billetes atarlas
sin que se corte el elástico y pensar mucho mejor el escondite. Hay que votar tu colección
de sufrimiento, remplazar las botas viejas tan queridas y encontrarles un camino y
dirección. Hay que llegar al distribuidor autorizado preguntarle cuánto cuentan los
tambores y confiar en que van a sonar intactos, hay que probar una manera de grabarlos
entrenar nuestra coordinación escasa y tocar mas fuerte con la mano izquierda incluso digo
hay que para sobrevivir, hay que curarse los dedos con povidona y ajustar el platillo cuando
se suelta. Hay que pisar el suelo cada medio tiempo ¿Por qué? Porque dos mas uno es igual
a tres. Hay que tratar de no estropear las transiciones acentuar los finales inesperados y
beber agua en botellas de bebida incluso digo.
-
Siete (Hasta aquí nomás llegamos)
Tengo diez días para volverme un hombre al que merezcas conocer
Solo diez días para afeitarme y ordenar los pensamientos
Tengo diez días para barrer la soledad es otro polvo acumulado en el marco de la ventana
Tengo diez días para quemar la ropa vieja, o sea diez días para deshacerme de la pistola
sarcasmo y demás pasaportes checos guardados por tanto tiempo en la caja débil
Tengo diez días pa convertir esta pieza donde no duermo en algo mas que un lugar de
crimen y pronto será tarde pa empezar.

Tengo nueve días para cambiar las cerraduras, o sea nueve días para vender el auto en
pocas preguntas tengo nueve días para comprar el veneno antitestigo y ropa nueva así que
mejor sigamo adelante.

Tengo ocho días para pensar un nombre ruso, o sea ocho días para estudiarme el número de
carné. Ocho días para escoger bien informado algún oficio que no sea muy rentable y
aunque parezca fácil no lo es tanto.

Tengo siete días pa divorciarme de su hija señor Tomas
Tengo siete días pa que votemos la pala y la carretilla en un vertedero a kilómetros de aquí,
solo intente que no nos descubran.

Tengo seis días pa cotizar pasaje al campo, o sea seis días pa reportar la fecha por si hace
falta una cena de despedida aunque no creo.

Tengo cinco días pa ver que hago con los libros, solo cinco días pa adivinar que voy a leer
este año. Es imposible.

Tengo cuatro días pa regalarle la marimba al tío del quiosco, o sea cuatro días pa devolverle
las películas a Sara y ojalá cuando no esté.

Tengo tres días pa ir a dejarle la bicicleta a Don Pablo y el disco de los Black Kids. Ahí
quizás se ponga triste el cuento.

Tengo dos días pa convencerme de que ahora va salir bien, o sea dos días pa repetir que los
ojos del alma miran por dentro hacia el corazón y tengo Uno. Espero que sea suficiente.

Apoyar a Mantoi

  • Mantoi no está entre los 500 artistas más apoyados y visitados de esta semana.

    ¿Apoyar a Mantoi?

    Ranking SemanalMedallero