Disquito de musica.com

LETRA

En mi Rally Dakar hacia Ítaca queda una estaca
y un boli que no pinta cuando no destaca,
amante montado en potra de nácar,
río del diamante y de la plata, plata, plata

Con una cara y una fosa común,
como un iglú del color del betún, ¡y tú compara!
¡Bonjour madame!, ¡Salaam sultana!
Voy haciendo un tour por tu mirada azul urbana

¡No hagas un drama! compartimos sueño y compartimos llama,
que ya es mucho compartir si casi partimos la cama;
bendecir la mesa, abrir la ventana,
estoy haciendo santería o puntería con mi cerbatana...

Tú déjame con esta dejadez de jade
que si me propongo hacer más sangre igual os jodo ¿sabes?
Yo puedo hacerlo de cualquier modo,
pero no a por el oro ni con tus modales...

Oye, estoy subiendo el ático más alto de toda la estepa,
no he nacido en Nepal ni en La Meca; espiritualidad azteca:
dualidad de cosmos como oposición
a mi cosmovisión, mi misión secreta

Son maletas en el corredor, he encontrado agua
en los planetas que no orbitan a mi alrededor,
el resto son cruces carcomidas por cualquier castor del río,
ni Pantocrátor ni Buen Pastor del frío

[Scratches DJ Skut]

La tercera carta que escribí,
la primera vez que la leíste sonaba alegre, la segunda triste,
¿será que decidiste ni ser tú ni mi miseria?
y ahora impera interiorismo, ataque de histeria,

Silencio divisorio, deambulando en el ambulatorio
arráncate esa bata blanca del demonio,
“la banca un accesorio”, el dolor un misterio:
álamos de la mano en un páramo de amor etéreo...

Sabe de todo y sabe de nada y si camina serio,
va con la cara del que aguanta la mirada al tedio,
da con un canto en los dientes y bien atento,
será que el tesoro que entierra encierra misterio,

Mi Sol, mi Helio, mi estado anímico:
silencio retórico, mi odio es autocrítico;
estoy viendo monos adorando un monolito,
me parece hasta bonito cambiar de nave, salir de ruta...

Porque la vida se padece o se disfruta, yo recito
y ya que tengo más de lo que necesito,
hoy lo reparto sin juez ni parte:
nada vale nada si no lo compartes,

Te vas a aislar y vas a helarte, yo convierto
el arte en hambre, la sed en viento, y tan contento;
porque en mis ojos sigue habiendo un monumento
a mi padre y a los hijos de su tiempo, y aquí un ejemplo