Canción 'Tema Sin Nombre (Lampíridos)' interpretada por Santiago Insane

Tema Sin Nombre (Lampíridos) Letra

Santiago Insane

TEMA SIN NOMBRE (LAMPÍRIDOS) es una canción de Santiago Insane.

Letra de Tema Sin Nombre (Lampíridos)

A veces me quito mis grilletes,
noto que dejó marcas entonces fue importante,
las mejores notas pero no era inteligente,
anoto el mundo en una bitácora que no le mostraré a nadie.

Habla mucho de mi pero ya no habla conmigo
y si no nace solo su afecto, no lo mendigo,
pico de cera con lo que en su interior yace,
cráneo de piedra el musgo va sobre la base.

A ti solo te molestan los defectos que no tienes,
infecto factores y resultados dificieren,
tu musa no te quiere y eso inspira más,
vida fue una balacera en la que nos tocó bailar.

Escribir siempre fue raro,
sale solo a veces a la fuerza, Abril, Junio y Mayo,
no es ilusionismo, soy un jodido mago,
desaparezco evidencias si aparece el integrado.

Fui un cadaver en su abrazo,
no te merecias esto Mariana, perdón y gracias,
me dijeron que le deje mis problemas al barbon de arriba,
pero el tio de Mortimer solo se agobiaría.

Me escuchará, aconsejará, al final dirá que ya depende de mi,
mejor hablemos de Tartini o Afrodita en God of War Three
por las huevas me fui,
si mi mente nunca se separó de aquí.

Papá se hizo mi pata cuando me dijo:
“Hijo no llores por pu***, es mejor sufrir por plata,
ni en su dirección escupas siquiera,
hoy eres un triste perro pero ¡Que chucha!
Tendrás que volver a tu lucha.

Y cayeron las capuchas sobre las cabezas,
que su insomnio sea inversamente proporcional a mis ganas de verle,
que no obtenga ni más ni menos de lo que merece
Santa soledad hermana de la Santa Muerte.

A ti te rezo porque me respondes cuando ni yo mismo lo hago,
han iluminado los barrotes y han visto con horror su claustro,
-siempre quise ser maestro
-¿De literatura?
-Exacto

Siempre cargo una pérdida de tiempo,
nunca se dónde voy a terminar,
solo buscando lo que susurra el viento
marchándome en cuanto me pueda reemplazar
Siempre cargo una pérdida y es cierto que,
apuesto el doble y solo para ganar, (Doble o nada)
cada vez más ronco por culpa del ron y el frío
de las madrogadas devolvió mi inmortalidad.

Las drogas te abren los ojos,
si no sabes manejarlas los vuelves a cerrar y esta vez para siempre
me destruyo con calma, apuesto todo a su espalda,
uso kintsugi pa’ arreglar su recipiente.

Dibujo aviones de papel sobre la piel,
este vacío interno pesa demasiado
como para permitirme alzar vuelo, he vuelto,
hecho un maldito malnacido como Duckman, mi cielo.

Si men, es amor al arte,
pero dame el puto dinero que me corresponde,
la genialidad es digna de los locos, discusiones con Angel,
ahora solo voy sin sentimientos como Niche.

Odio los clichés,
rompo la magia del momento para evitar cursilerías,
y es que Jhair se fue,
mi vida se basa en pasión, sonrisas, enojo, sexo y melancolía.

Corté las cuerdas, las adapté a la guitarra,
la marioneta ahora es libre, si se mueve no me interesa,
me habla y en mi cabeza retumbando la voz del Fakir diciendo:
“Yo no te creo ni mie***, yo no te creo”.

El llamado del guerrero es solitario
para enconrarse a si mismo
resisto inprevistos, ron, vodka y pisco,
finjo que existo, no vuelvo a lo mismo.

Ella arruinando sus canciones favoritas dedicándotelas,
yo gastando zuelas vivo,
rumbo a algún final desconocido
que imagino a diario sin embargo aun no tengo conmigo.

Una estrella falta en el firmamento,
ya no es el mismo, se nota,
ella mi bruja y yo su ahorcado,
depende de ti si la luz te ilumina o te cega,
dialoga con el tiempo las prórrogas nunca llegan.

Lo que tengo que decirte tendría que ir en un bolero
sino no tendría sentido,
cuando escuches la canción que oculto en mi pecho
tú ya estarás casada y con hijos,
y si te digo un te quiero solo lo arrojaré hacia un precipicio,
cariño bonito, tus pies chiquititos por otra alcoba ya están dando pasos.

Siempre cargo una pérdida de tiempo,
nunca se dónde voy a terminar,
solo buscando lo que susurra el viento
marchándome en cuanto me pueda reemplazar
Siempre cargo una pérdida y es cierto que,
apuesto el doble y solo para ganar, (Doble o nada)
cada vez más ronco por culpa del ron y el frío
de las madrogadas devolvió mi inmortalidad.

Agradecemos a Hawli por haber sudido la letra de Tema Sin Nombre (Lampíridos).