Los chikos del maiz

Relato Distópico

Los chikos del maiz

LETRA

¿Vienes con un discurso preparado?
¡Habla!

No tengo un discurso. No planeo lo que digo, ni siquiera quería, yo... Solo sabía que tenía que venir, plantarme aquí y que me escuchaseis.
Pero de verdad, no solo que pusierais cara de escuchar, como hacéis el resto del tiempo. Cara de sentir, no cara de procesar. Ponéis una cara y nos hacéis salir al escenario, y nosotros, nosotros, na ni na, cantamos, bailamos y damos tumbos, y vosotros lo que veis aquí no son personas. No veis personas aquí, es carnaza… y cuanto más falsa es, más os gusta, porque la carnaza es lo único que funciona ya. La carnaza falsa es lo único que podemos tragar. Bueno, hay algo más. El dolor real y la maldad, eso también. Sí, empala a un tío gordo y nos partiremos de risa, porque nos hemos ganado el derecho, hemos cumplido en la celda y él es solo morralla, así que, JAJAJA con él. Porque estamos desesperados y tan idos de la cabeza que no tenemos juicio. Solo sabemos de carnaza y de comprar mierda. Así nos hablamos entre nosotros y nos expresamos: comprando mierda.
¿Nuestro mayor sueño?, es comprar una gran gorra para nuestro querido avatar. Una gorra que no existe, ni siquiera está ahí, compramos mierdas que no existen. Mostradnos algo que sea real y libre, no podríais ¿verdad?, nos mataría, estamos aletargados. Nuestra mente se ahogaría. Podemos soportar cierta admiración, por eso cuando encontráis alguna maravilla nos la dais en dosis bajas, y solo si está adulterada, envasada y administrada a través de diez mil filtros preasignados hasta que no es más que una serie de luces sin sentido, mientras seguimos pedaleando un día sí, otro también.
¿Hacia dónde?. ¿Alimentando qué?. Solo celditas y pequeñas pantallas, y celdas grandes y pantallas grandes. ¡Que os den!
¡Que os den!. A eso se reduce.
¡A que os den!

Comparte si te ha gustado