Biografía de My Dying Bride

My Dying Bride se creó en junio de 1990,cuando el guitarrista Andrew Craighan dejó su banda anterior «Abiosis» para reunir a Aaron Stainthorpe (voz), Calvin Robertshaw (guitarra) y Rick Miah (bateria). Adrian Jackson (bajo) se uniria más tarde.

El nombre del grupo es un claro reflejo de la estética del mismo. El año de su formación, la banda tuvo que elegir nombre. Los integrantes dudaron entre My Dying Child o My Dying Bride. Finalmente optaron por My Dying Bride, nombre que evoca a la perfección la meláncolía y tenebrosidad del sonido y las letras de las canciones que ofrece el grupo. El nombre señala el sentimiento romántico de la belleza y el gusto por la muerte.

Tras seis meses de ensayo, la banda lanzó su demo Towards the sinister cuyo título está sacado de una estrofa del tema Symphonaire Infernus Et Spera Empyrium.
Durante el comienzo de los años 90 My dying bride formó parte de las tres grandes bandas doom del momento junto a Paradise Lost y Anathema (las tres provenientes del norte de Inglaterra). Su música se caracterizaba por unas letras románticas, tristes y una gran atención por la atmosfera oscura y melancolica. Sus comienzos fueron basicamente death metal tradicional interpretado de forma mucho más pausada de lo que la mayoría de bandas solían hacerlo. Sin embargo, en su album As The Flower Withers incluyeron los violines y los teclados (ambos de la mano de Martin Powell), elementos que se convertirian en parte fundamental de su estilo durante muchos años. En su siguiente disco, Turn Loose The Swans, utilizaron tanto voces guturales como limpias, incluida la de una cantente femenina.

Con The angel and the dark river se abandonó casi totalmente las voces más guturales, otorgando de esta forma a las canciones un tono mucho más gótico. Posteriormente lanzaron Trinity un disco donde se recopilaban sus tres primeros EPs y 7».

En 1998 Martin Powell, encargado hasta la fecha de tocar piano y violin, abandonó la formación. Este suceso llevó a My dying bride a duro periodo en el que su sonido dufrió una importante transformación. Sarah Stanton ocupó el lugar del teclísta (aunque el violín nunca volvió a sonar en los discos del grupo hasta el año 2009) y a partir de ese momento, hubo un cambio bastante notable en el sonido de sus discos: poco a poco fueron evolucionando hacia un estilo más romántico que superaba al sonido y a la estética de otras bandas góticas.

La voz se vuelve apagada, triste, grave, lenta, pero no gutural. Los teclados adquieren mayor importancia junto con las melodías que suenan de fondo, que dan una atmósfera tétrica y siniestra.

En este periodo surgió 34.788%… Complete, su disco más controvertido, experimental e incomprendido. Tras el pequeño traspies que supuso este lanzamiento, retomaron la mayor parte de su sonido caracteristico con The Light At The End Of The World.

Hasta la fecha han lanzado otros discos como The Dreadful Hours, Songs Of Darkness, Words Of Light, A Line Of Deathless Kings o, el que es su última obra, For Lies I Sire, aparecido a mediados del 2009 y en donde se retoma el violín a cargo de Katie Stone, además de algun recopilatorio y disco en directo.

My dying bride se ha movido por tanto en un espectro enormemente amplio dentro del metal más oscuro, desde temas brutales como The forever people hasta la melancolica belleza de For my fallen angel, pasando por el sorprendente 34.788%… Complete o la version del tema Roads, interpretado originalmente por Portishead.

En cada uno de los discos, My Dying Bride se ha reinventado a sí mismo. Cada uno es distinto del anterior, si bien la profundidad y la melancolía del violín de los primeros discos ha sido difícil de superar. Pesadumbre, condenación y esperanza se funden en sus discos; se dice que 37.788%…complete es un disco incomprendido: distinto al resto, pero con una fuerza de renovación y de esperanza insuperable. Y, algo a destacar: leer sus letras no es algo fútil, sino algo que puede hacer entenderles mejor. Rescatan el romanticismo trágico, sombrío y sencillo, comprensible, que su música completa para sentirlo por completo. Tan sólo un ejemplo: la letra del EXCELENTE poema The Light of the End of the World.
Se aúna el minimalismo más exquisito con la tendencia death, siniestra y doom. Y por supuesto, ese romanticismo tan paradójico, que consiste en la exaltación de los sentimientos más patéticos y dolorosos del ser humano.
Algo destacable: no perder de vista al batería, un músico más en el grupo y no un mero «llevador del del ritmo punchapunchapuncha», que va creando una melodía paralela.

Fuente: Demon_Astartè a través de Musica.com

Imprimir Biografía