BIOGRAFÍA DE LEUSEMIA

Cuando se quiere hacer la historia de un grupo que ha significado tanto para dos (y hasta tres) generaciones y para tanta gente en las dos últimas décadas (80’s y 90’s), lo primero en que se piensa es en desentrañar el origen de todo. El cómo se inició el asunto. Y para encontrarle el hilo y una lógica al nacimiento, desarrollo y posterior encumbramiento de una banda como Leusemia, habría que remitirnos, simplemente, a los primeros años de la década del 70, y junto con ello, escudriñar en la vida de los dos hermanos que han sido la única e invariable base del conjunto: Kimba Vilis y Daniel F.

Pues bien. Ambos nacieron y se criaron en Lima. Sus vidas transcurrieron entre los balcones y edificios de la Unidad Vecinal # 3, ubicada en el Cercado de Lima, muy cerca a otras Unidades Vecinales, como la de Mirones o las del Callao. Allí engullían todos los discos que pasaron por su casa: Hollies, Beatles, Stones, luego Woodstock, Zeppelin, Deep Purpel, Uriah Heep, Black Sabbath, Slade, Alice Cooper, pero sobre todo Pink Floyd , Emerson - Lake & Palmer, Roxy Music, T.Rex... para
luego zambullirse en Sham 69, Sex Pistols y Elvis Costelo. Lo asimilaban todo. Desde Gary Glitter hasta la misa en Si Menor de Bach . Clasemedieros y no muy aptos para las tareas del colegio, los hermanos resuelven hacer lo que más les gusta: rock’n roll. Sin ninguna preparación ni ayuda, los hermanitos comienzan a componer sus primeras canciones a mediados de la década del 70. Rock pesado, blues o emular el rock’n roll a como lo hacían sus maestros: los frenéticos Status Quo. Sin mucho de donde escoger, la vida les transcurrirá como un interminable ir y venir de ensayos y “ huevéos”. Pero las canciones ya estaban amontonándose. Tenían que ser tocadas en vivo y demostrarse así mismos que estaban en el camino correcto. Para finales de los 70’s, Daniel F se perderá en esas ruidosas sesiones de rock en vivo que había en locales como el Cecil Club o en el Tommy Club Bar. Esto despertará en el F la firme decisión de hacer cuanto antes una banda de rock’n roll. “No será esto un Mont Marsan No será un CBGB Bar / No será un Piano-Bar Solo sé que es un buen lugar No seremos de un gran lugar No seremos Sinatra o Clash Somos algo pa’l colesterol..” (Un Lugar) En 1980 y 1981, el rock volverá a ser tomado por gente que realmente ama la música. Es así como aparecen Kotosh, Abiosis, Soljani, Madrigal, Temporal, Del Pueblo, etc., etc. Para 1983 Leusemia se volverá toda una realidad cuando aparece Leo Escoria (Leopoldo LaRosa, hijo de un conocido director de la Orquesta Sinfónica) quien termina juntándose con los desequilibrados hermanos. Leo, por su costumbre de llevar siempre los pelos parados, las chamarras con incrustaciones de metal, cadenas, etc., le terminó de dar esa imagen de punk al grupo, con la salvedad que Leusemia nunca fue una banda punk. Comienzan los ensayos, salen las canciones (todas de autoría propia) y se lanzan al ruedo. EL DEBUT En Agosto de 1983, Leusemia ( Daniel F en guitarra y voz, Leo Escoria en bajo y Kimba Vilis en batería) da su primera presentación en público en un local llamado La Caverna (como los Beatles, paradójico ¿no? ) ubicado en el Jirón Moquegua, centro de Lima, al costado del Tommy. Y el debut no pasó para nada desapercibido. Tiraron abajo el local. Nadie podía creerlo. Estaban cantando sus propias canciones y en castellano!!, algo que nadie hacía en esos locales. ¡Y lo peor es que GUSTABAN!!. En esos años todos venían a repetir solo “éxitos” (las diez primeras, los grandes clásicos del ayer, etc.) pero nadie se atrevía a cantar sus propios temas, menos aún si eran en castellano. Pero Leusemia lo hizo. Hizo lo que siempre ha hecho y lo que sigue haciendo hasta ahora: no dejarse llevar por el entorno de moda o hacer canciones para buscar la aprobación de la mayoría. “Yo estaba ya para irme del local, cuando de repente escucho la voz de un pata que está hablando por el micrófono. Y luego escuché algo que parecía un volcán, una explosión. Fui de nuevo a la pista y vi a toda la gente saltando y vacilándose como la puta madre. Vi el
escenario y allí estaba un flaco con cara pálida, cantando algo en castellano. El bajista solo se paseaba por el diapasón sin hallar nunca la nota correcta. Y el baterista trataba de reventar los platillos a como de lugar. Me pareció lo más bacán de la noche, y lo más bacán en mucho tiempo dentro de la escena rock de esa época. Luego supe que la banda se llamaba Leusemia, y que estaban mucho más locos de lo que uno hubiera imaginado.” Tras aquel auspicioso debut, vuelven a tocar en ese local, pero las estrellas del Jirón Moquegua, el grupo de covers Up Lapsus, impide que Leusemia siga tocando en ese sitio por temor a que su reinado quede en el pasado, pues la gente ya comenzaba a hablar de una “nueva gran banda” llamada Leusemia. Ante este boicot (el primero de una serie de mil), nuestros héroes no se amilanan y deciden ser más grandes que Up Lapsus (¿alguien se acuerda de ellos? ¿alguien sabía que existieron y que solo daban risa y pena al verlos copiar a Led Zeppelin o, en el colmo de los ridículos, disfrazarse como Kiss? ) y su primera presentación fuera del ghetto lo dan en la Escuela Nacional de Bellas Artes, en Setiembre del 83, junto a bandas de peso como Abiosis, Cimiento y Temporal. De allí para adelante la historia de Leusemia se transformará en la de aquellos pocos nombres que han logrado traspasar las barreras de lo anecdótico, de aquellos pocos nombres en la historia de la música que han logrado generar movimientos y engendrado y descubierto nuevos caminos y nuevas maneras de ver el fenómeno musical . EL BOOM Leuzemia Durante todo 1984 Leuzemia se encargará de triturar todos los oídos y todas las mentes estancadas que aún mantenía el rock de ese tiempo. Dieron tocadas memorables en sitios como el Agustino, Comas, Rimac, etc., hasta llegar al corazón mismo del distrito de Miraflores: la Concha Acústica del Parque Salazar. Allí dieron una de las presentaciones que más recuerdan todos aquellos que luego formarían bandas subterráneas. Gente de Narcosis, Conflicto Social, Eructo Maldonado, Flema, SdeM, Excomulgados, Eutanasia, Radicales, QEPD Carreño, Pánico y varios más, dijeron que ver allí a Leusemia les dio más fuerza en su decisión de hacer una banda de rock . En aquella ocasión a los Leusemia les tocó la ingrata sorpresa de ver en los equipos de sonido a Pico Ego Aguirre, un ex rockero de los 60’s quien había declarado la guerra a los Leusemia, por ser solo unos “aprendices” que solo quieren “joder”. A pesar del boicot (otro más) el grupo levanta más gente de lo esperado y hace que aquel concierto (ante más de 3000 personas) valga la pena y quede inscrito en la historia. SE ACERCAN LOS LOBOS Para 1984 el panorama musical limeño ya se a transformado en un verdadero hervidero de nuevas bandas: Silex, Fuga, Feiser, Climax.... Leusemia, mientras tanto, sigue aferrado al ideal de echar abajo el sistema anterior y su política de atacar verbalmente a los grupos comerciales los convierte en proscritos de la escena local. Solo unos pocos acogen a Leusemia y a sus tácticas tan poco ortodoxas. Solo los primeros grupos que tenían por política “cantar en castellano” (Abiosis, Soljani, Cimiento, Kotosh, Análisis, Arteria y otros) están con Leuzemia y los invitan a sus conciertos. Leuzemia, empero, comienza a tener los adeptos de línea más dura (punkrockers, hardcores, subtes radicales) y sus conciertos se convierten en verdaderas batallas campales, no solo por la rudeza del público, sino por el pogo, un baile que recién sacaría carta de adopción a principio de 1985, durante el “Festival Rock en Rio... Rimac” . Ante tanto barullo, la p...

Fuente: JRXtRmO a través de Musica.com

Imprimir Biografía

ir a arriba