Silent hill de Sdh

Silent hill Letra

Sdh

LETRA

'Silent hill'

Hay una ciudad en América, se llama Silent Hill
donde tu peor pesadilla se hace real allí
Sientes la presión de la atmósfera cargada en sangre
sabes que algo te espera ahí fuera, pero que se esconde.

El miedo te recorre y corres atravesando la niebla
algo te golpea detrás, te caes y pierdes la conciencia
Te despiertas cubierto de sangre en un hospital raro
mientras monstruos deformes extraños te están observando.

Tu corazón bombea más fuerte, se acelera
lentamente te rodean y te tapan la salida
Te defiendes como puedes, con un tubo en mano,
movimiento brusco mientras le partes a uno el cráneo.

Sales por patadas golpeando todo diestro y siniestro
ves cadáveres en el suelo, o al menos sus restos
Mientras piensas en cómo es posible que suceda esto
tu mente todavía no asume que todo sea cierto.

Pero los segundos pasan y no hay tiempo para dudas
ten en cuenta que, quieras o no, te juegas la vida
Tomas fuerzas de donde no existen, sigues la historia
y tras muerte, más muerte, acabas frente la iglesia.

Quieres acabar con todo de una vez por todas
paso firme, mirada perdida y manos apretadas
Sabes que te estás dirigiendo a la última batalla
repasas cada detalle del plan por si algo falla.

Cruzas la puerta y ahí está, tan pálida y tan bella
apenas te puedes creer que esto lo esté haciendo una niña
Pero no es momento de piedad, así que dispara el arma
confina esta p*** pesadilla con tu última bala.

No eres capaz, ella llora pidiendo tu ayuda
y cada lágrima caída resuena en toda tu alma
Sueltas la pistola solo porque el corazón se ablanda
ella te derriba de un golpe con fuerza sobrehumana.

Te levantas como puedes haciendo acoplo de fuerza
te agarra del cuello y te estampa contra un muro cercano
Le clavas el filo afilado del cuchillo en el brazo
te suelta bruscamente mientras que se retuerce.

El dolor que ella siente lo resientes en tu carne,
pero sufriste tanto que ya todo te da igual
Solo quieres poder dar el maldito golpe final
por eso coges la pistola y se la pones en la frente.

Disparas sin miramiento y se desploma al instante,
una extraña voz de la nada susurra "¡despiértate!"
Abres los ojos en el autobús, todo acabó por fin
miras el billete y pone: "sin retorno hacia Silent Hill".