J.s Homero

Jack Skellington: Primera Parte

J.s Homero

LETRA

Alinear a la izquierdaAlinear al centroLetra más grandeLetra más pequeña

°| Luego de The Omega Lp 2: When is Dark Out, Jack Skellington había entrado nuevamente en la cabeza de J.s Homero, en dicho preámbulo, la historia termina con una inquietante pregunta para Jack, con la cual iniciará el texto a continuación, todo en el tiempo, espacio es antes de la historia de “El anillo de Pandora” |°
(Jack Skellington a John)
Lo que pasaría, es que se convierta en la meretriz de las tinieblas
Soy el rugido de un León, no puedes decir que no lo escuchaste, aquí no estás solo, el Rey de las tinieblas está contigo, millones de pensamientos, renovando las capas de tu cerebro, piensas que has dado los mejores años de tu vida, cuando tu vida recién acaba de empezar, la razón de que digo lo correcto esta por recorrer tus venas, cada vez que despierto me asesinan los deseos, con los candelabros del infierno te vengo a iluminar el camino, el camino es lo suficientemente borrosos como para perderse, despertándose cada mañana tomando un batido de recuerdos crudos, con los pesares sin coser, viejos lápices tratando de hacer un conjunto, los nervios no existen, la intriga es solo un cosquilleo, tanto tiempo para perderlo en tristeza, creo que debes entender que el poder que controlo puede destruir tu mente, lo que es riesgoso para mí, todo se concentra en la calma, todo puede pasar si mi poder se desata
(John a Jack Skellington)
Apenas tenía 13 años un lápiz muy nuevo, la hoja tan blanca, y un mente llena de esperanza, con la mira a la cima, y con los audífonos copados de Jazz, me veía tan inocente adentrándome a otro mundo más profundo que el nuestro, a pesar de que las criticas eran duras, todos se reían, mientras nadie creía que pueda hacerlo, me carcomía la furia pero me mantuve en el respeto, gritaba internamente que callen sus mediocridades, el poder en mí se iba acumulando, nadie dijo que iba hacer fácil, Ipolito me hizo fuerte, y la senda al trono apenas comenzaba, rimando por un dólar, con sueños en mi escritorio, viendo la industria tan sucia de historias falsas, pero era tan pequeño que era un insulto para ellos, tan pequeño pero tan ingenioso, en un mundo lleno de trampas, sobrepasando la melancolía y los hoyos de la droga, pensando en mantenerme siempre fiel a mis pensamientos, el amor me había encontrado, parecía el inicio de mi larga historia de amor, que terminó convirtiéndose en el inicio de mi eterno dolor. Y quise recuperarme, el tormento me ganaba, la escritura ya no era la salvación, y al hacer un pacto de renacer, tuve que rendirme como sirviente de un demonio infernal. El demonio en mí
(Jack Skellington a John)
Tal vez te diga ahora cosas, que probablemente no debas saber, el demonio no es competencia para mí, flashback de energías negativas en tu interior, caminabas junto a él sudando miedo, te golpeabas el pecho porque la pena era más grande que tu simple pensamiento, las confrontaciones eran más poderosas y tus fuerzas estaban disminuyendo, pero la oscuridad te protegía, velando por el poder infinito, el demonio te trataba de controlar, pero las magias negras se lo impidieron, la decisión es tuya sobre quien poseerá el control total de tu mente
(John a Jack Skellington)
El perdón del pecado será caro, creo que es hora de embarcarnos en la lucha contra todo maleficio, hoy en día la maldad paga mejor que la bondad, rezando por respeto no harán que dejen de golpearlos, morirán desangrados con la esperanza de alguien invisible, el camino debes retomarlo de nuevo, adormecer el dolor es más difícil para un personal maliciosa, en mi mente estoy llorando porque sé que está mal, pero el poder del trono lo siento cada vez más cerca, cristalinos deseos en mis lagrimados ojos, pensando en combatir por las injusticas en la tierra, batallas con mis armas inmortalizadas en mis palabras
(Jack Skellington a John)
¿Alguna vez viste al demonio contralar a merced, como si e él le diera la gana?
¿Alguna vez en los momentos de dolor fue pretexto para rendirse?
¿Cuándo él fue a la cárcel lloraste?
¿Alguna vez te has preguntado si las prostitutas van al cielo?
Ellas han sido el único problema, no todo lo que excita es el placer, la venganza, la dulce venganza, soy el rey, el dios de las tinieblas, y ningún culo será capaz de cerrarme la mente, siempre he tratado de enfocar la esencia de las personas, ese el grato alimento de la maldad, no te convertiré en el típico escritor de fábrica, serás de un nivel sobreexpuesto en la lírica central, porque he visto a muchos teniendo su etiqueta, pero todos ellos te verán a ti como una leyenda
(John a Jack Skellington)
No importa si muero ahora, seré una joven leyenda, vivir una larga vida insatisfecha, la hora de la muerte es la satisfacción más grata, sé que todos quieren algo de mí, para poder cambiar el mundo, pero mientras yo puedo controlarme, lo hare mejor que nunca, porque después de que me haya ido las letras gritaran victoria, porque ahora ellas me tiene atrapado a su divina magia de vida, me asusta cuando los pensamientos mueren lentamente en cada oración, es como si así se disiparan los latidos del corazón, y las ganas de vivir, tan lento que nunca más se las escuchó, deseando que el karma a esas musas les llegue, el amor los mantiene encadenadnos, ahora aún puedo ser libre, seré el fruto más extraño que maduro con dolor, hasta lo profundo de pensamientos, y hasta lo más longevo del tiempo
¿O hasta que Pandora se enfrente a Andrómeda?
Continuara…

fuente: musica.com disquito - musica.com

Compartir la letra 'Jack Skellington: Primera Parte'

Buscar canciones
X
ir a arriba