LOS ESTRATOCÚMULOS

Menuda Coincidencia

Letra de la canción

I
Mundo reciclado: al rato nos toca.
Estéril enfado que en olvido desemboca.
Ora un ¡chingado!, ora un ¡qué poca!;
ora un tarado aplaudiendo como foca.

Noble es su papel, como el mío o el tuyo:
lo feo es serle infiel por una verdad de Perogrullo.
Todos quieren la miel de gozar humilde orgullo;
pero rehúyen la hiel de ser el blanco del murmullo.

¿«Vivitos y coleando»? Eso es romanticismo.
La vamos ai pasando, que no es lo mismo.
O qué... ¿es irse pando este chafa cosmopolitismo?
A mí me parece venerando travestismo.

Y pa' botón, una muestra: nuestra idea de educación.
Una real obra maestra de la automatización.
Sabiamente se amaestra cada y toda aspiración;
y si se va la maestra, fiesta loca en el salón.

Pasar asignaturas: prioritaria ‘competencia’;
Profesionales miniatura: la directa consecuencia...
Enanas alturas que a sus torpes ocurrencias
dan estatuto de «cultura», y piden porras de la audiencia

que, como en realidad le vale, y no sabe ni qué esperar,
de exitosos festivales casi siempre se oye hablar.
Se nos enfrían los tamales por querer probar caviar.
El mayor de nuestros males: confundir lucir con posar.

Coro
(Dime tú, ¿con quién te comparas?
¿Cómo decides si sigues o paras?
¿Vas detrás de codiciado puesto?
¿Quieres hacerte notar entre el resto?

Dime tú, el arqueo de tus cejas...
¿qué lo provoca? ¿Con quién te cotejas?
De peripuestos trasuntos, ni caso:
conocernos, punto: es el primero paso.)

II
Vi embarrado un moco y me acordé de aquella vez
en que por poco y no toco, por los nervios y el estrés.
Prendiéronse focos y distinguí la opaca tez
de un pensamiento loco: «Mejor le doy después…»

Casi, casi; por tantito; de no ser por aquel grupo
que se me hizo un mal refrito y que a nada me supo.
Respiré... tranquilito: al escenario me aúpo
y me aviento mi tirito, y nadie sabe, nadie supo.

Así de pinche, pinche. Seguridad de a peso;
confiable compinche que se sube hasta los sesos
y hace que uno se hinche de malsano embeleso
sustentado en el berrinche de querer robar un beso.

Y ser parte de la clicka de los del montón,
de los que se aplican para, precisamente, no ser del montón.
Y merecer una chica sin nada de quita y pon;
a nuestros sentidos, la más rica; médica prescripción.

Dime si no: esto suena al objeto de la envidia:
de la mala o de la buena, da igual: con ambas se lidia.
Percibir la dicha ajena, la existencia fastidia;
pero ante las penas: «¡Oh, qué moradas las orquídeas!»

«¡Qué azucenas tan blancas!», «¡Qué rosas, tan… rosas!»
«¡Los viejitos en sus bancas!», «¡Sus miradas vidriosas!»…
Mundo de palancas que se atrancan aceitosas.
Nuestra mentalidad, manca: por muñona y defectuosa.

Coro
(Dime tú, ¿con quién te comparas?
¿Cómo decides si sigues o paras?
¿Vas detrás de codiciado puesto?
¿Quieres hacerte notar entre el resto?

Dime tú, el arqueo de tus cejas...
¿qué lo provoca? ¿Con quién te cotejas?
De peripuestos trasuntos, ni caso:
conocernos, punto: es el primero paso.)

(Dime tú, ¿con quién te comparas?
¿Cómo decides si sigues o paras?
¿Vas detrás de codiciado puesto?
¿Quieres hacerte notar entre el resto?

Dime tú, el arqueo de tus cejas...
¿qué lo provoca? ¿Con quién te cotejas?
De peripuestos trasuntos, ni caso:
conocernos, punto: es el primero paso.)
fuente: musica.com

Letra añadida por: zyck

Menuda Coincidencia
Valora la calidad de la letra

Compartir 'Los Estratocúmulos'

compartir en facebook
compartir en google plus
compartir en twitter
Enviar letra a un mail
Imprimir letra
ir a arriba